24.12.05

La verdad y el cerdito

La verdad hallada, acotada y protegida. Toda ella. Por fin. Albricias para miles (?) de filósofos. Certezas para el periodismo, actividad de esencia funambulística. Con mucho riesgo de muerte. Alivio para los que, cuando intentamos contar, dudamos y nos sentimos caminar por un alambre suspendido a 100 metros.

El Consejo Audiovisual de Cataluña se encarga de cogernos de la mano para atravesar con nostros al otro lado (de momento, se ocupa de las radios y televisiones en Cataluña). Le han dado el encargo de vigilar la verdad, como si fuera un cerdito vietnamita. Ahora que parece que lo han encontrado, no puede ser difícil mantenerlo en un corral. También se va a ocupar el CAC de vigilar que no se mezclen información y opinión..., de que no se provoque crispación. Y de azotar a quien intente sacar al cerdito del corral, aunque lo haga para que dé un paseo y pierda algo de grasa. El cerdito ya tiene dueño

Afortunadamente, no van a tener la verdad sólo en Cataluña. También en toda España. El Gobierno nos prepara ya un Consejo Estatal de los Medios Audiovisuales. Espero que abran también una sección de dudas: un teléfono para consultar sobre la verdad antes de escribir. Claro. ¿Para qué esperar a después?

Conmovedora esa preocupación de los gobiernos por la verdad. Estaban tan solos los tribunales, ¿no les parece?

Esa preocupación por la verdad de los demás.