21.2.06

Ideas íntimas

En Austria, es delito negar el Holocausto (como podría serlo dibujar a Mahoma). Y luego no resulta sencillo desdecirse (o desdibujarlo). Un tribunal de Viena acaba de condenar a tres años de cárcel a David Irving, que en 1989 dijo en público que no había habido cámaras de gas en Auschwitz y que la "noche de los cuchillos largos" contra los judíos no la perpetraron los nazis.

Durante el juicio, dijo que había aprendido mucho desde 1989: "Dije eso entonces basándome en mis conocimientos de aquella época, pero en 1991 vi los papeles de Eichman y ya no lo dije más, ni lo diría ahora". Y también afirmó en el juicio: "Los nazis sí asesinaron a millones de judíos". Sin embargo, al tribunal eso no le pareció "un acto de arrepentimiento y por eso no se ha tenido en cuenta en el peso de la condena". A saber lo que cree este hombre todavía en su interior, debieron de decirse los miembros del tribunal. ¿Cómo estar seguros de que íntimamente no defiende lo mismo que antes? Seguro que no. A la cárcel con él. Hala, ya está. Tres años. Y que dé gracias, porque podrían haber sido 10.

Technorati tags: