8.11.06

Llegar

Mi coche se ahogó en un charco el viernes, y mientras está en el taller he tenido que volver al transporte público. Un ratito de tren; otro de autobús. Algunos me miran como con cara de pena. Tardo algo más. Pero confieso que me está gustando. Quizá porque sé que voy a recuperar el coche, pero disfruto esos trayectos en los que alguien me lleva, esos trayectos largos de más. El libro, la música. A veces, como esta mañana, absorto en un pasaje del libro, me asalta la sensación de que no quiero llegar.

Technorati tags:

14 comentarios:

  1. la superusuariaanonima09:42

    Yo tengo suerte. Voy a pie. Pero la sensación de no querer llegar es la misma.

    ResponderEliminar
  2. Ahí falta lo del libro. Yo me voy ahora hacia el tren medio contento.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:26

    Sí, señor. Tor es un libro estupendo.
    (Peter)

    ResponderEliminar
  4. Acaba de sucederme de nuevo: tenía que haberme quedado en el tren... El libro está ganando fuerza.

    ResponderEliminar
  5. berberber12:36

    pienso que hoy el medio mas comodo para viajar es el tren y si es el AVE mejor.
    LOs vuelos son incomodisimos, cuando tengo otra posibilidad procuro huir de ellos.

    ResponderEliminar
  6. Dejé de conducir a consecuencia de un susto y siempre dejo para mañana eso de retomar las prácticas porque prefiero disfrutar de la lectura o del paisaje...

    ResponderEliminar
  7. la superusuaria anonima15:59

    quizas me este perdiendo algo, pero caminar para mi es un lujo...

    ResponderEliminar
  8. Tiene la pega del libro, pero si pudiera también caminaría de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  9. "Si pudiera, también caminaría de vez en cuando". ¡Diomío, David!

    ResponderEliminar
  10. Para remediar esa inmovilidad, se va usted a tomar un Robert Walser cada 8 horas. 'El paseo', para empezar.

    ResponderEliminar
  11. Al trabajo quería decir, claro. Ay, qué presión.

    ResponderEliminar
  12. Efectivamente, es porque sabes que vas a recuperar el auto. Y si vivieras en la Argentina, como yo, no podrías siquiera leer un libro en el tren: la peregrinación de vendedores ambulantes no cesa jamás, y te ves obligado a viajar entre gritos y más gritos.

    Pero bien por ti. :)

    ResponderEliminar
  13. Sebastián, supongo que sí, que tiene mucho que ver que el lunes me devuelven el coche.

    ResponderEliminar
  14. gorgo21:42

    Depende del viaje.A mi me gusta leer el miniperiódico (gratuito) y observar a la gente. La gente habla incluso en silencio.. sólo hay que mirar.

    ResponderEliminar