25.5.07

Todo por mi niña

Una concursante de la versión australiana de Gran Hermano no ha sido informada de la muerte de su padre por expreso deseo de su fallecido progenitor, que no quería interrumpir su carrera hacia el estrellato televisivo, según ha dicho el novio de la joven.
Raymond Cornell, de 53 años, fue enterrado el lunes tras morir de un cáncer. Pero pidió que su hija Emma, de 24 años, no recibiera la noticia de su muerte hasta que abandonara la casa Gran Hermano, en el estado de Queensland, como triunfadora o expulsada.

[visto en El Mundo]

Technorati tags: