5.10.07

El final de Rudolf Hess

Rudolf Hess pasó 40 años en la cárcel berlinesa de Spandau, donde los soviéticos decidieron que debía "purgar hasta el último aliento los crímenes cometidos durante la Segunda Guerra Mundial". Condenado a cadena perpetua en Núremberg, entró en esa prisión el 18 de julio de 1947, y allí murió con 93 años. Por lo que se publica ahora, quisieron hacerle los últimos 20 especialmente duros:
Los funcionarios soviéticos se empeñaron en quitarle a Hess las gafas todas las noches para que no pudiese leer y se negaron a darle calcetines de invierno para que pudiese protegerse mejor del frío. Asimismo ordenaron la destrucción de todos los cuadernos en los que anotó sus pensamientos.
(El ensañamiento de "el gordo y el flaco" rusos contra Hess, en El País)

Technorati tags: