13.9.02

Gorgias

Gorgias es sin duda el mejor nombre que se le puede poner a un gato. Yo tuve una vez una gata y la llamé Gorgias, porque cuando se ha dado con el mejor nombre no se debe andar con remilgos. Aunque era gata se quedó con el nombre. El problema es que Gorgias se me murió muy pronto. O a mí me pareció muy pronto. Quizá porque había encontrado el nombre perfecto y la gata perfecta. Forcé un poco para juntarlos, pero qué se le va a hacer.

Me gustaba cómo se me dormía sobre la barriga mientras daban fútbol en la tele. Y me gustaban muchas cosas más de Gorgias, pero bastante blando me siento ya contando que se me murió como para seguir con los recuerdos facilones. Porque la gata -efectivamente- se murió. De repente se puso enferma y andaba arrastrándose debajo de las sillas. La dejé con el veterinario como quien deja el coche para la revisión de los 60.000: con la seguridad de recogerla un par de días después en plena forma. Pero no era un coche, porque cuando el veterinario desapareció con ella tras la puerta, se me anudó el estómago. Tenía una enfermedad sanguínea similar a la leucemia, y necesitaba una transfusión. Por eso la internaron. Igual que a la gente. Incluso nos dieron un horario de visitas. Como era la gata perfecta, planeé ir a pasar con ella un rato después de comer. Pero cuando estaba en la siesta, llamaron para decir que había muerto. Y así perdí a Gorgias: mientras dormía convencido de que no iba a ninguna parte porque en ninguna parte estaría mejor que sobre mi barriga.

Después me sucedió lo que a todo el mundo, que me ofrecieron media docena de gatos recién nacidos para llamarlos Gorgias y enseñarles a ver el fútbol. Y como todo el mundo, dije que no. Por lo visto, quien tiene algo está siempre a punto de perderlo. Y pensé que no debía arriesgarme a perder dos gatos con nombre perfecto en la misma vida. Así que no he vuelto a tener uno. Ni falta que me hace. Evidentemente he perdido cosas más importantes. Como todo el mundo. Pero sin éstas no es tan fácil seguir, y uno termina arriesgándose un día a colocarles nombres perfectos.

14 comentarios:

  1. Pastor00:43

    para mi el mejor nombre es "Chatran" o "Michifus"........y los gatos no me gustan, pero fue si tengo q elejir un nombre le pongo Mencho

    ResponderEliminar
  2. Así por lo menos podrás gritarle de vez en cuando, porque si eliges Chatran terminarías enredándote, o diciéndole Chachi o Chati, y eso sí que es terrible.

    ResponderEliminar
  3. MaurofromEnsenada00:44

    kiuvas, sorry por lo de tu gato, no voy a entrar en cosas sentimentales, pero yo tenia un gatito y mi jefe lo tiro a la calle, jamas lo e olvidado, yo tenia 8 años, el se llamaba "el abuelo".
    por otro lado, me agrada tu blog, soy un blogadikto mas, y al igual, tambien tengo un blog, me gustaria que le hecharas un ojo, va.


    pandroso

    ResponderEliminar
  4. Lo de mi gato pasó hace ya mucho tiempo. Ha dejado de ser sentimental. Ahora uso la historia para otras cosas.
    Ahora te visito. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Marlow00:45

    Tu gato no murió. Fue una mentira del médico y de tus padres. A Gorgias lo mandaron a una granja preciosa, especial para gatos, donde hay mogollón de comida y los gatos se lo pasan de coña.
    Mis padres también me dijeron que mi gato se había muerto. Afortunadamente, terminé descubriendo la verdad.

    ResponderEliminar
  6. A mí ya me da igual. Seguro que está cojo y ciego y sólo le apetece ver el golf.

    ResponderEliminar
  7. Ya es jueves. Me alegro. Empiezo a impacientarme con la columna de mañana.

    2. Felicidades.

    3. ¿Lees a Millás? caray que parecido. La misma frescura.

    ResponderEliminar
  8. Claro. Hay que leer a Millás. Pero no creo que él me lea a mí. Aunque no es el único. No se lo tendré en cuenta.
    Jose C., gracias.

    ResponderEliminar
  9. Luis Ferrón00:48

    Gracias por la historia, aunque no sea para mí me queda como un guante, porque... ahora a quién le doy los nombres que encontre para ella?

    ResponderEliminar
  10. Si te queda así, ¿por qué no va a ser también para ti? Si lo hubiera sabido, te la habría mandado bien envuelta.
    Sigo trabajando en lo de los nombres.

    ResponderEliminar
  11. Chencho00:48

    Estoy de acuerdo con Marlow. Tu gato no murió. La CIA le cambió de identidad y le mandó a una granja "de incógnito". Aún diría más: Bin Laden son los padres.

    ResponderEliminar
  12. Estáis todos para que os encierren con los gatos retirados.

    ResponderEliminar
  13. Chencho00:49

    Buen final, Raquelona. Buen final.

    ResponderEliminar