26.9.03

Espejo

Da tanto miedo mirarse en el espejo. Mirarse y verse, claro. Eso es lo que da miedo. Tanto que hasta indigna. Zapatero y los suyos se dejan un micrófono encendido y se les oye hablar de sus cosas, como si fueran de verdad, como si se sentaran en la barra en lugar de en el Congreso. Del mismo modo que otra vez oímos a Aznar reconocer que era un coñazo y a Trillo lo de los huevos. Del mismo modo que oiremos también a otros. Es lo que tienen los micros. ¿Pero no habría sido peor que hubieran estado hablando de la tomografía por emisión de positrones? Por poner.

¿De verdad nadie se imaginaba lo de Zapatero? Sería igualmente terrible que la sorpresa de los periodistas fuera una sorpresa sincera. ¿A qué han estado jugando entonces todo este tiempo? ¿O es que sólo los miran cuando se colocan para que los miren? ¿Dejan de existir el resto del día? Como vampiros en el espejo: desaparecen. Tal vez por eso sorprende cruzarse a un ministro que acaba de comprar una barra de pan o una ristra de ajos. Debería desintegrarse automáticamente. ¿Tan mal nos lo han contado todo que decimos: "No me lo esperaba". ¿Acaso no sabe todo el mundo que hay al menos una presentadora que ensaya el asombro en el camerino? ¿Y que otro locutor se hincha de arriba abajo y pierde el acento del sur en cuanto ve la luz roja? Y hay pruebas de la existencia de otros muchos casos de éstos en lugares desiertos de micrófonos. Hay incluso vecinos, y compañeros de colegio que los vieron sacarse los mocos en la última fila.

Pero se sigue pensando -contra la evidencia- que esta gente que se sienta tras los micrófonos no es como el resto, que ni siquiera les gusta el fútbol, y acuden obligados a los asientos vip. O quizá sólo se prefiere que Zapatero nunca mencione desconocimiento alguno, ni Aznar demuestre un autoconocimiento tan afinado. Tiene que ser, porque si no, no se explica. Tiene que ser la rabia de dibujarse mentalmente al otro lado del micrófono, en el espejo, y ver al mismo tipo al que se le caen el diario y la revista cuando trata de abrir la cerradura del portal. Y se enfada.

21 comentarios:

  1. Alastair23:06

    Algunos de esos mas que no reflejarse en el espejo, dudo que se atrevan a mirarse en el, no vaya a ser que se haga añicos o que se les caiga la cara de verguenza al ver reflejados en dicho espejo el engaños, la hipocresia o la demagogia.

    Permitirme de todas formas dudar la segunda propuesta, el autoconvencimiento de las cosas bien hechas por encima de la mezquindad seguro que es una tarea que se tienen bien aprendida, y reflejarse en ese espejo ni siquiera les produce rubor alguno.

    Es como lo de esconder su “otro yo” de persona “normal”….tambien se tienen bien aprendida esa leccion practica y/o teorica…

    ^~¥~^

    A®L

    PD: como decia el makinavaja “ej lo que tiene, po mu finolis que sea un menda, en el follá y en el cagá tos somos iguales” …. y en tantas otras cosas, maki, en tantas otras…..

    ResponderEliminar
  2. chencho23:06

    Ya he llagado. Se ha retrasado el autobús. Voy a leerme las 72 columnas que me he dejado en el camino, daré una vuelta por la página buena de verdad que has creado (ésa de dandole.com), y ya te llamo con lo que sea.

    ResponderEliminar
  3. Irene23:06

    Mi pregunta es: ¿es correcto escribir “sin equanime”?. ¿Existe en realidad este palabro?
    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Irene23:07

    Ay! me equivoqué de página. Esto era en www.dandole.com ¿no?.
    Perdón. Aprovecho para saludar a los visitantes anónimos que no se atreven a enviar “comments”.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Numberone23:07

    Oye, en la columna de Zapatero, que ‘oiremos’ se escribe sin acento. Desde luego…
    Bueno, dicho eso, añado que me han gustado mucho todas las que he leido hasta ahora.

    ResponderEliminar
  6. Alastair23:07

    jajajaja….
    leñe…como esta el patio….
    cuanto Lazaro Carreter junto….
    me recuerdan a alguien….
    :P

    ^~¥~^

    A®L

    ResponderEliminar
  7. Ahora sí me dais miedo.
    Gracias por la corrección. Ahora va.

    ResponderEliminar
  8. Marlow23:07

    Ni un banner porno en dandole.com. En fin… otra página más condenada al olvido. ¿Ni siquiera habrá un desplegable con “La académica del mes de marzo”, por ejemplo? ¿Cómo esperáis captar a la gente joven?

    ResponderEliminar
  9. Alastair23:08

    lo suyo seria un banner del primer larga duracion de los “Gore Gore Gays”….:PPP….eso si que es algo que nunca olvidareis….:P

    ^~¥~^

    A®L

    …..como decia Ford Fairlane:”Estais matando y jodiendo el puto rock and roll. Keith Richards se retorceria en su tumba sino fuera porque el muy bastardo ni siquiera esta muerto…”

    ResponderEliminar
  10. salenep23:08

    Yo no se si algunas veces da miedo mirarse en el espejo …y verse, si lo que se ve es lo que se espera ver.

    Pero por lo que de verdad da miedo mirarse es por si acaso lo que veamos no sea lo esperado. Y lo que nos daría verdadero pánico sería no vernos.

    Cuando el espejo en el que nos miramos, el verdadero espejo, son los otros,los que nos miran, da miedo comprovar, ativar, notar, que su reacción ante nuestra jeta es hoy distinta a la esperada, que su aprovación no es tan franca, que su sonrisa devuelta hoy no es tan aprovatoria.

    Pero lo que cverdaderamente nos causa pánico es que no nos vean.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo23:08

    y aun viendonos … estar solos … esperando …

    ^~¥~^

    A®L

    ResponderEliminar
  12. Creo que da más miedo verse, pero…

    ResponderEliminar
  13. Marlow23:09

    Los espejos no están hechos sólo para que nos miremos en ellos: hay que atravesarlos.

    ResponderEliminar
  14. luisínotravezsin23:09

    ¿Y dónde pongo ahora los 53 membrillos que ha dado el jodío árbol este año? ¿Hay alguien por ahí que sepa dónde vive Víctor Erice? Dios mío, las voces, las voces, otra vez las voces.

    ResponderEliminar
  15. Marlow23:09

    ¿Podrías dejarme uno a mí? Me da un poco de palo atravesar el espejo de mi cuarto de baño. Tal vez, si empezase atravesando membrillos…

    La verdad es que todo sería más fácil si se tratase de atravesar membrillos. Ni vida, ni amor, ni muerte. Tan sólo un “chof” y un membrillo espachurrado.

    ¿Puede ser esto cierto? ¿Puede un membrillo, EL membrillo… comprender el sentido de la vida?

    ResponderEliminar
  16. luisofrenia23:09

    El Membrillo Único sí. El problema es que su esquizofrenia paranoide hace muy difícil encontrarlo en casa, y cuando está en casa no siempre tiene la personalidad de Membrillo Único. Se le ha visto frecuentemente en los papeles de Cantinera en Irún, Dama de Elche en Cuenca y Arzobispo de Sevilla (ahora Cardenal)en Ova Ova.

    Según su personalidad más habladora, todo empezó cuando su madre abandonó a su padre para convertirse en dulce de membrillo (”arrogantes”, los llama)y casarse con “el fresco del queso ese”.

    ResponderEliminar
  17. ateneo223:10

    Pero qué pasa hoy no hay columna? Con eso de que presentas libros ya ésto se te queda pequeño? Gracias la dedicatoria del libro. Parece simpático.

    ResponderEliminar
  18. Paciencia, que queda algo de viernes.

    ResponderEliminar
  19. tu tía23:10

    David, no se si sabes que salió tu presentación de libros en el programa de corazón corazón. Besos

    ResponderEliminar
  20. Alastair23:10

    en la seccion “Corazon de Membrillo”.

    Como decia uno de mis heroes:
    “Saaaaaaaaaaltaaaaaaaaa Membriiiiiiiillooooooooo”
    (A traves del espejo?????)

    ^~¥~^

    A®L

    ResponderEliminar