19.9.03

Mallas

Tal como están las cosas, si escribiera un libro en el que sotuviera que Peter Pan era vasco -por las mallas verdes, se entiende-, enseguida tendría detrás a la fiscalía general del Estado, por poner a alguien. Y ésta, a unos cuantos nacionalistas que de repente dirían que siempre -siempre- habían defendido ese significado de las mallas verdes. Y que, en cualquier caso, no tienen los otros por qué apropiarse del símbolo verde de las mallas de Peter Pan.

Me dirán que no hay quien se trague la historia de Peter Pan, pero a mí me parece que nos queda menos de un paso para llegar. De momento, Peter Pan y el documental de Julio Medem son, en líneas generales, lo mismo: historias que se han oído contar, pero que nadie ha visto. Bueno, lo han visto quienes aseguran haberlo hecho -no lo pongo en duda, ojo- y dos de las personas que accedieron a que se les entrevistara para aparecer en la película. Sin embargo, hablan constantemente, y con bastante énfasis, quienes lo conocen de oídas, como sucede con esas historias que le pasaron a un primo de un amigo. Por mucho que se empeñe uno, nunca conseguirá alcanzar al primo, ni al amigo. Quizá ni se alcance el documental de Medem. Tendría gracia que el documental de Medem fuera también una leyenda urbana, o un montaje multimedia de Orson Welles. Tendría gracia que el domingo no se estrenara la película en San Sebastián, o que se estrenara una muy distinta de la que vieron las dos personas que protestan -no digo que sin razón, no tengo ni idea-. Aunque entonces el tipo sería un embaucador, tramposo y deshonesto, por haber engañado con el mal, cuando se disponía a mostrar el bien. Algo así.

Salvo que en realidad no se esté hablando ni del documental de Medem, ni de Peter Pan, ni del traje del emperador, ni de nada de eso. Salvo que en realidad ni siquiera se esté hablando, sino jugando a un juego totalmente distinto, a pesar de lo que se dice y de lo que se asegura. También de lo que se oculta. Porque, vamos a ver: todo esto no puede haberse organizado sólo por las mallas como prenda nacional. No saben lo que puede ser eso en verano.