28.11.03

Calcetín

El mundo, de repente, se ha dado la vuelta como un calcetín que se va a guardar en el cajón. Y lo ha hecho con mucha gente dentro, que se encontraba durmiendo. Por eso les faltan datos, y siguen convencidos de que se recuestan por la parte de dentro, sobre la felpa calentita. Cada vez localizo a más de estos despistados. Alucinados casi. Medio locos los ven. Como al que sale desnudo del baño y se encuentra en el pasillo.

Como la señora que hace unos días salió de su casa y se encontró sentada en el plató de Ana Rosa. Allí cometió el error de pensar que aquellos sofás eran como los de su salón, que es lo que quieren parecer. Y la tomaron por loca. La tomaron por loca cuando se levantó porque le habían llevado a aquel falso salón a su hijo, con el que no hablaba desde hacía mucho, o yo qué sé qué. Para que se arreglaran, o yo qué sé qué. Creo que ahí se dio cuenta del engaño: aquello no era un salón, sino el revés de un salón, la parte de fuera en lugar de la felpa que ella había instalado en su casa. Ana Rosa insistía en intentar convencerla de que aquel era el lado bueno, aquello un salón y no su reverso, y le preguntaba si no quería arreglarse con el hijo pródigo, que esperaba en otra sala falsa instalada en un lateral. La señora dijo poco: sólo que eso lo arreglaría fuera, en el otro lado. Ana Rosa insistía, y los que había sentados en el plató protestaron y creo que incluso le dijeron algún insulto, aunque esto no puedo asegurarlo. Ana Rosa fingió levemente que comprendía a la señora y dijo que respetaba la decisión, aunque sólo para intentar convencerla de nuevo de que aquel era un buen lugar para lavar sus problemas maternales.

Era el único lugar, que es lo que pensaban todos aquellos que chillaban porque la señora no quería compartir un reencuentro y unas lágrimas en aquel decorado desmontable, que 30 minutos después podía tranquilamente servir para que leyeran las noticias, sin que pasara nada. Aquel salón falso era el único salón para los que chillaban, incapaces de imaginar que vivían en un calcetín, y que se había dado la vuelta. Mientras dormían.

22 comentarios:

  1. Muy buen comentario. a ver si se acaba el cachondeo de jugar con las personas para montar su espectáculo.
    J.L.

    ResponderEliminar
  2. No sé yo si conseguiremos algo…

    ResponderEliminar
  3. está clarisimo que no se puede vivir del cuento, aporvechandose de los sentimientos de los demás.Propongo que Ana Rosa nos cuente sus aventuraw sentimentales, entrevisantnado sus comapeñeros, en vez de buscar pardillos de los que se provecha,
    j.l.

    ResponderEliminar
  4. Irene23:52

    Yo no lo ví. Pero me contaron que el otro día cortaron el programa de cuajo cuando una invitada a amenazó a AR en directo con airear su vida personal. ¿Hubo abucheos ahí?.
    ¿Cuantas personas hay sentadas delante del TV viendo este tipo de asuntos en vez de levantarse, entrar en el cuarto de su hijo/a y arreglar los suyos?

    ResponderEliminar
  5. Marlow23:52

    “Sabor a ti”… los comentarios de “balazos”… Ana Rosa… David… ¿quién nos asegura que nosotros no estamos también dentro del calcetín?

    ResponderEliminar
  6. Ochito23:53

    Pero, ¿la culpa de quien es?. ¿De los programadores de la televisión, o de los altos índices de audiencia que tienen esos programas?. ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina?.

    ResponderEliminar
  7. Pues… hombre… así mirado… Vaya, que no sé, que no debe de ser sólo uno ni sólo ésos.

    ResponderEliminar
  8. LouisIthinkthisisthebeggingofabeautifulfriendship23:53

    Estudiosos canadienses aseguran que lo primero fue el MacNugget, claro que están recibiendo fondos de una empresa americana que prefiere permanecer en el anonimato.

    ResponderEliminar
  9. Ochito23:53

    A mi me da que están un poco influenciados por esa empresa…lo primero fue Dios (aunque claro, esta teoría está avalada por un grupo de seguidores de una novela llena de inventos y fantasías) :-)

    ResponderEliminar
  10. Marlow23:54

    Hay fuentes que aseguran que MacNugget fue el autor original de esa novela, su segunda obra tras un precioso poema épico sobre cómo los japoneses intentaron desestabilizar la economía europea en el siglo XV mediante la cría desmesurada de gallinas ponedoras.

    ResponderEliminar
  11. Marlow23:54

    Lógicamente, para que estas fuentes hablen, tienes que echarles no ya la monedita de rigor, sino un cheque en condiciones. O bien ir puesto de marihuana hasta las cejas. En ese caso, puede que hasta las farolas te hablen.

    ResponderEliminar
  12. Las fuentes son siempre confusas, o los confundidos son los que escuchan a las fuentes. El caso es que me da que todo es un rumor sin fundamento. Alguien ha visto dicho libro? eh?

    ResponderEliminar
  13. Y ese MacNugget, tiene familia con trapos sucios? Si no es así no merece ninguna credibilidad.

    ResponderEliminar
  14. Ochito23:55

    No me extrañaría nada que MacNugget hubiese sido el autor de esa novela. He bebido de ciertas fuentes que, además de emanar un agua muy fresca, me han dicho que es inminente la salida de una nueva edición de la novela, en vista de las pocas ventas que desde hace unos años está teniendo la versión original. Se llamará “O crees o te mato”, y es muy probable que Alex de la Iglesia haga una versión cinematográfica de la misma, intentando que la película tenga la misma altura y popularidad que otras grandes obras maestras de este director, como la “archigalardonada” 800 balas.

    Ah, por cierto. Es posible que tenga un papelito en la peli el Plan Ibarretxe.

    ResponderEliminar
  15. Habéis ido a beber a sitios muy extraños. O estando muy extraños habéis ido a beber donde todo el mundo y no os ha sentado bien. Creo.

    ResponderEliminar
  16. Alastair23:55

    Pero que tomais….???

    yo quiero un poco de eso!!!!!

    :P

    ^~¥~^

    a.®.L

    ResponderEliminar
  17. Todas estas cosas son tan estúpidas, y uno está tan harto de ellas, que lo mejor es ir retirándose de este tipo de televisión

    ResponderEliminar
  18. Y de este tipo de fuentes.

    ResponderEliminar
  19. Ochito23:56

    Dónde haya una buena fuente, que se quite una cascada…

    ResponderEliminar
  20. luiscouriernew23:56

    Pues a mí que me hace gracia eso de tener un país lleno de idiotas.

    ResponderEliminar
  21. Ochito23:56

    Lo mejor que puedo decir ante eso es:

    ¡Cuñaoooooooooooooooooooooooooooooo!

    Para no perder el hilo, digo.

    ResponderEliminar