30.6.06

El autobús fantasma

Circula estos días por Madrid un autobús permanentemente vacío. Se lo encuentra uno mucho por la Gran Vía, que empieza a dejar de ser calle para convertirse en una especie de túnel de asombros. Circula vacío porque debe hacerlo. Para eso pagan al conductor, para que lo lleve de un lado a otro sin pausa, y sin pasajeros.

Va pintado con el nombre y la cara de uno de los que quieren ser presidente del Real Madrid (el domingo son las elecciones), y parece una ballena atascada en una tubería. Al menos lo he visto tres veces cruzado entre los coches, intentando pasar de un carril a otro, o queriendo girar noventa grados en un espacio minúsculo. Una ballena haciendo faltas en el medio del campo para detener el juego, y que todos miren. Un incordio. Aunque siempre, inmediatamente después de pensar esto, pienso en ese conductor que no va a ninguna parte y que lleva días mareándose por el centro de Madrid. Pienso en esos momentos en los que el tipo se ve intentando girar a la derecha desde el último carril de la izquierda, entre una maraña de automóviles prácticamente detenidos, en hora punta. Y pienso en los cláxones permanentes. Porque si uno no va a ninguna parte, termina caminando en círculo, y eso le mete repetidamente en todos los cuellos de botella de la ciudad. Pienso entonces en que quizá encienda la radio para tapar el sonido de las bocinas. Pero en la radio estos días se habla de tres asuntos: las cosas de ETA, el Mundial y las elecciones del Real Madrid; todos ellos asuntos que en estos momentos provocan por aquí una gama de reacciones que va del hastío a la náusea. Imaginen entonces al conductor del autobús fantasma enfilando otra vez la Gran Vía mientras le cuentan los últimos fichajes que los candidatos aseguran tener ya cerrados.

Pensará el hombre –seguro– que todos juntos ya ni le caben en los asientos, porque no se le ocurre otro destino para esos jugadores fichados por ningún equipo. Y sospecha que los candidatos han frecuentado mucho la ronda por lo que regalan los otros (las fiestas con barra libre, los conciertos, el zoo, el parque de atracciones), y que se les ha debido de poner la cabeza al revés.

balazos: Camino a casa

Technorati tags: