27.7.06

Cementerio de palabras

Floyd Landis, ganador del "Tour de la limpieza", también se había dopado. Dio positivo el día de su resurrección, al día siguiente de hundirse y perder diez minutos, ese día en el que, después de ganar la etapa, dijo que le habría gustado ganar a lo Induráin, midiendo las energías, pero que se había visto obligado a hacerlo a lo Merckx, con una escapada salvaje de más de 100 kilómetros, con tres o cuatro mega puertos por delante. Ese día.

Será una bobada, pero justo ahora me pregunto por el destino de las palabras. ¿Dónde queda lo dicho y escrito después de aquello? ¿Ha llegado la muerte de la crónica deportiva?

Technorati tags: