25.9.06

-¿Cómo se puede hablar sin decir nada?-pregunté yo.
-Hablando sin palabras. Siempre hablamos sin palabras.
-Entonces, ¿de qué sirven las palabras?
-De muy poco. La mayor parte del tiempo sólo sirven para callar lo que realmente se quiere decir, o algo que no se quiere saber.
(El pobre y fervoroso árabe, en Me llamo Aram, William Saroyan)

Technorati tags:

8 comentarios:

  1. Ya lo decían en Villasana de Mena:

    http://vespana.blogspot.com/2006/05/soy-un-mal-amigo.html

    ResponderEliminar
  2. Si la palabra callada es tu esclavo, la expresada es tu amo.
    Otro proverbio árabe.

    Preciosa selección de un hermoso texto.

    ResponderEliminar
  3. Qué buena historia esa, Ander.
    Interesante esa variación árabe del proverbio.

    ResponderEliminar
  4. Gorgo15:30

    Pero entonces cuando necesite gritar y decir algo ¿tengo que esperar a que alguien me mire?

    ResponderEliminar
  5. Hombre, en esto, como en todo, hay varias escuelas, claro.

    ResponderEliminar
  6. Este post me ha hecho recordar una gran canción de un gran grupo: "Enjoy de silence".

    ResponderEliminar
  7. El blog ha dejado de contar.

    ResponderEliminar
  8. Ya cuenta otra vez los comentarios.

    ResponderEliminar