24.10.06

Rusia y la palabra

¿Escribir es un oficio de riesgo en Rusia?
Lo es en todas partes. Hoy en Rusia corren más riesgos los hombres de negocios y los periodistas, que son la conciencia de la nación, como lo fue en el siglo XIX la literatura.
(...)
Necesito ser honesta, pero no tengo esperanzas de tener repercusión.
Si usted no las tiene...
El nobel Andrei Sajarov fracasó en el intento de influir sobre los gobernantes desde la clase intelectual. Y yo, al lado de ese gigante del humanismo, soy poca cosa.
El silencio da consentimiento.
¡Exacto! Al entierro de Anna Politkóvskaya sólo fueron 3.000 personas, ¡en una ciudad de 10 millones de habitantes! ¡Toda Moscú debía haber estado presente!
¿Quién la mató?
No descarto la intervención de los servicios secretos, pero lo más probable es que tenga una relación directa con un artículo que ella preparaba sobre las torturas que Ramzán Kadírov aplica a los presos de Chechenia.

(Núria Navarro entrevista a la escritora rusa Liudmila Ulítskaya en El Periódico. Éstos dejan enlazarlo todo)

Nota de almacén: No quiero que se me pierda este enlace. Otro resultado de la obsesión de estos días, en La Nueva España, ahora. Es curioso lo que le cuesta a los periódicos poner la dirección de un blog, aunque uno pida que la incluyan al lado del nombre, como identificación. Pero estoy seguro de que esto cambiará.

Technorati tags:

14 comentarios:

  1. Me temo que pensar en Rusia es hoy una practica de riesgo. O más bien, pensar de modo diferente al del nuevo "padrecito Putin". Y toda europa riendole las gracias, que verguenza.

    ResponderEliminar
  2. Parece que hay ciertas cosas que nos empeñamos en repetir, no aprendemos de la historia. Al final siempre acaba igual; mal.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:47

    Me da autenticas nauseas que en este mundo se frivolice todo y las cosas importantes queden enterradas por el ocio estúpido que triunfa por doquier. Pero a todo esto…

    ¿Donde está esa gente que defiende la pluma por encima de las balas?

    Entiendo que situaciones tan trágicas como esta, deben ser un motor para reafirmar la anterior frase. Un movimiento global para defender lo que ella pensaba, y que no fue cierto. Ella pensaba que las palabras serían el escudo necesario para evitar la muerte, y la verdad estaría por encima de la injusticia y el despotismo.

    Toda esa gente que piensa en la verdad, en las letras, en las personas. Y que unido a esa idea tienen los medios necesarios para hacerse oír. Pues pensar si no se puede transmitir, no lleva a nada.

    Toda esa gente con medios se puede unir, y puede llevar a cabo la idea de donde partió ella, las letras de la verdad están por encima de los intereses. Ella era una persona sola, y por tanto un blanco simple. Cien personas dejan de ser un blanco fácil y terminan siendo un cáncer. Y matar un cáncer no es lo mismo que matar a una persona.

    La realidad, como siempre, la gente no importa. El poder y la pasta… Eso es lo que importa.

    Utópico…. No, pueril. Pero que quieres que haga si lo pienso.

    Saludos.

    P.D: Ójala, no esté terminado.

    ResponderEliminar
  4. Si creo que lo mas irónico de todo es que somos los mas lo que pensamos así, y los menos son los que deciden...
    Estoy pesimista hoy.

    ResponderEliminar
  5. Ey! Enhorabuena por lo de la Nueva españa, qué nivelazo, sí señor! ;-)

    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ¿Hay una nueva España? ¿Por dónde queda? Yo no la vi.

    ResponderEliminar
  7. Si es que vais como locos... ¿Cómo vais a ver nada?

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado el final.
    David Alvarez es periodista.
    Fijate, me ha animado el día.

    ResponderEliminar
  9. la superusuaria anonima12:22

    Lee la ultima frase de la editorial de la nueva España. Era broma. ya nadie me entiende!!

    ResponderEliminar
  10. Debo de estar torpe, sí.

    ResponderEliminar