28.11.06

La bota de Panenka

"Puskas murió sin saber que era Puskas, y ésa fue, quizá, la peor parte de la tristeza de esos días. El gigantesco olvido contagió incluso al Madrid –tan necesitado de memoria–, que jugando contra el Lyón olvidó que era el Madrid".

Empiezo hoy una colaboración sobre fútbol en Libro de Notas que se llama La bota de Panenka, una especie de cuaderno de notas de la semana que se va a publicar los martes. El de hoy se puede leer completo aquí: El olvido de Puskas.

Nota: La imagen la ha dejado así de bien Luisma.

Technorati tags:

6 comentarios:

  1. la superusuaria anonima10:00

    Feilicidades... vas extendiendo tus dominios...

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena!! Y que gran verdad en lo referente a Puskas... el madrid debería recuperar el espíritu de ese gran futbolista y de toda su quinta!

    ResponderEliminar
  3. ¡Ole! Ahora que Segurola ha dejado el terreno libre...

    ResponderEliminar
  4. Desamparado estoy sin Segurola. Y sin Puskas, claro.

    ResponderEliminar
  5. Sin Puskas, sí. De crío llegué a tenerlo en cromos. Ya estaba mayor pero aún metía goles. Me llamaban la atención de él tres cosas: la k de su apellido, tan exótica entonces como las de Kubala y Kocsis; la barriga, que no le quitaba eficacia en el área; y el peinado hacia atrás, liso, reluciente, con unos surcos de tiralíneas.

    Acabo de ver a Di Stéfano en la tele. Creo recordar que hace unos meses nadie daba un duro por él, y sin embargo sigue en pie y con la cabeza en buen estado. David, espero que tardes mucho en tener que escribir "El olvido de Di Stéfano".

    En cuanto a Segurola se le va a echar en falta en el fútbol, pero más aún en otros deportes: sus crónicas de atletismo eran excelentes.

    ResponderEliminar
  6. Espero tardar mucho.
    Yo a Segurola le echo de menos hasta en la natación.

    ResponderEliminar