11.12.06

Anotaciones israelíes (1)

Volamos con El Al, la aerolínea israelí, que es casi como el propio país. Antes de salir me dan indicaciones para encontrarnos en la T-4 de Barajas: "Ahora no sé qué mostrador es, pero siempre lo ponen al final del todo". Es la manera de conocer todo el aeropuerto, porque, en efecto, después del mostrador 979 ya no hay más, y allí en la esquina le hacen al pasajero todas las preguntas por si lleva una bomba.

El Al es una especie de colección de pistas de lo que le espera a uno al final del vuelo. Al levantar el recipiente del pollo, aparece el "kosher certificate". Un rabino asegura que lo que se va a comer no rompe ninguna indicación del Talmud: se puede comer ave, pero no se puede comer ni cerdo ni marsico; se pueden comer mamíferos rumiantes, pero siempre que tengan pezuñas. Los animales han de materse de un modo determinado. Y muchas indicaciones más.

Algunos aseguran que la dieta kosher ha hecho más por la supervivencia del pueblo judío que cualquier otro aspecto. Alguien ha llegado a decir incluso en una conferencia sobre judaísmo: "Consigue imponer una dieta durante 300 o 400 años, y tendrás un pueblo". Los requisitos kosher llegan a definir la vida social. Si uno no los cumple, hay muchas personas a las que nunca podrá invitar a casa, y otras muchas con las que le será difícil coincidir en un restaurante. Amigos sin gambas ni jamón.

[Israel 2006]

Technorati tags: