20.4.07

El correo de Cho

Cho Seung-Hui tuvo que madrugar el lunes: a Ryan Clark y a Emily Hilscher los mató a las 7.15 de la mañana. Una hora y 45 minutos después, depositó en la oficina de correos un paquete con destino a la NBC, aunque con una errata en la dirección y un código postal equivocado. Pero llegaron los vídeos, las fotos, el largo texto. Quizá aguardó un rato de cola en correos mientras la policía lo buscaba por el campus. Hasta que le colocaron el matasellos de las 9.01. Entonces regresó y siguió matando.

Miro los vídeos y las fotos. Y los periódicos. Buscando. Hasta que llego a Michael Gazzaniga, en la contra de La Vanguardia, que ni siquiera sé si me sirve o no. Pero dejo de mirar ya:
El mal ¿existe fuera de nuestro cerebro?
No es la pregunta correcta.
¿Y cuál debería ser?
Si tú fueses la única persona viva sobre la Tierra, ¿existiría el mal?
Usted es el estudioso del asunto: dígame.
El bien y el mal son construcciones sociales. Cuando un grupo se constituye, lo hace sobre ciertas reglas de interacción: ¡ellas determinan el bien y el mal!
Cuando nacemos, ¿no hay bien ni mal?
En un grupo de niños muy pequeños no hay bien ni mal porque no hay conciencia de reglas.
Technorati tags: