20.4.07

El correo de Cho

Cho Seung-Hui tuvo que madrugar el lunes: a Ryan Clark y a Emily Hilscher los mató a las 7.15 de la mañana. Una hora y 45 minutos después, depositó en la oficina de correos un paquete con destino a la NBC, aunque con una errata en la dirección y un código postal equivocado. Pero llegaron los vídeos, las fotos, el largo texto. Quizá aguardó un rato de cola en correos mientras la policía lo buscaba por el campus. Hasta que le colocaron el matasellos de las 9.01. Entonces regresó y siguió matando.

Miro los vídeos y las fotos. Y los periódicos. Buscando. Hasta que llego a Michael Gazzaniga, en la contra de La Vanguardia, que ni siquiera sé si me sirve o no. Pero dejo de mirar ya:
El mal ¿existe fuera de nuestro cerebro?
No es la pregunta correcta.
¿Y cuál debería ser?
Si tú fueses la única persona viva sobre la Tierra, ¿existiría el mal?
Usted es el estudioso del asunto: dígame.
El bien y el mal son construcciones sociales. Cuando un grupo se constituye, lo hace sobre ciertas reglas de interacción: ¡ellas determinan el bien y el mal!
Cuando nacemos, ¿no hay bien ni mal?
En un grupo de niños muy pequeños no hay bien ni mal porque no hay conciencia de reglas.
Technorati tags:

8 comentarios:

  1. El bien y el mal conviven en cada uno de nosotros. Hay que decidir quién gana la pulseada.


    Salú!

    ResponderEliminar
  2. Hace un par de años tuve un alumno (adulto) psicópata. El alumno no se relacionaba con la gente y tenía una mirada desafiante, por no hablar de las composiciones que escribía... Tras comentarlo con colegas, todos llegamos a la misma conclusión: este chico tenía un problema. Nadie nos hizo caso.
    Hasta que desapareció durante un par de días y la escuela se puso en contacto con su familia. Efectivamente era psicópata y este viaje de estudios era un regalo de su familia por su mejoría. Mejoría que cayó en picado al llegar a ese lugar donde yo trabajaba y al abandonar la medicación... Afortunadamente en esta ocasión no hubo víctimas, tan sólo amenazas de muerte...

    ResponderEliminar
  3. Impresionante, Mrs. Doyle.

    ResponderEliminar
  4. ¿Recuerdas, David, el reportaje de NT, sobre la violencia juevenil? Cuanto más te adentrabas en el asunto menos sabías. Acabé escribiendo cincuenta páginas sobre el asunto de Columbine. Y luego las entrevistas a psiquiatras, pedagogos, juristas.

    Ahora entiendo que hay quien es incapaz de distinguir el bien y el mal; ni qué es querer ni ser querido -quizá ese sea el comiezo de una tragedia que nace quizá icluso antes de la infancia- . Y que jamás los distinguirá. Tratar con una persona así es duro, durísimo. Son kamikazes. No les importa nada, ni nadie. Por experiencia.

    ResponderEliminar
  5. Hola David, me has dejado muy pensativo con la entrevista del psicológo. Sin embargo, yo creo que no es que el bien o el mal sean constructos sociales (visto así, todo es una construcción social y nada es una construcción social porque todo es una construcción individual y nada es una construcción individual), sino que lo correcto sería decir que el bien y el mal es una construcción social de lo-que-es-bueno y lo-que-es-malo. No sé si me explico bien.

    En algún lado Camus viene a decir que no creemos en nada, nada tiene sentido, en ninguna parte se puede
    descubrir valor alguno, todo está permitido y nada tiene importancia. No hay nada bueno ni malo, y Hitler no tenía razón ni sinrazón. Lo mismo da arrastrar al horno crematorio a millones de inocentes que consagrarse al cuidado de enfermos. A los muertos se les puede hacer honores o se les puede tratar como basura. Todo tiene entonces el mismo valor… Nada es verdadero o falso, nada bueno o malo, el único valor es la habilidad, sólo puede adoptarse una norma: la de llegar a ser el más hábil, es decir, el más fuerte. El mundo no se divide en justos e injustos, sino en señores y esclavos. El que domina tiene razón.

    Sin embargo yo creo que un sujeto o una socidad que no distingue el bien y el mal, como denuncia Camus, es sólo un sujeto o una sociedad que ha renunciado a la reflexión, nada más (no es que esta reflexión sea imposible).

    Perdón, me estoy enrollando. Saludos y perdón otra vez por la extensión.

    ResponderEliminar
  6. J., claro que me acuerdo, sobre todo de haber hecho algo (menos que tú), aunque no muy bien de qué fue lo que hicimos. Creo que es un laberinto sin mapa.

    Juanjo, aquí hay barra libre para la extensión, sobre todo cuando es tan interesante. Yo también me quedé pensando después de leer lo que dice la entrevista. Y coincido en que lo que dice es muy incompleto. Aunque sí que creo que tiene algo de razón en que, en parte, el bien y el mal lo vemos más claro si vemos que hay otros como nosotros por ahí rondando. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Todo esto no se puede evitar (lo de estar rodeado de psicópatas a veces). Lo que sí se puede evitar es el tráfico de armas: comprar armas automáticas o semiaut. por internet, no ayuda ...
    Terminator en el campus del Mal

    ResponderEliminar
  8. Todo esto tiene que ver tambien con los referentes que uno ha tenido desde el momento en que nace. Con los que le vienen dados, los que va encontrando y los que busca. Existe el bien y el mal, pero hay personas que han sido incapacitados moral y éticamente como para poder distinguirlos.

    ResponderEliminar