26.6.07

5

Llevo unos días mirando esta portada del New Yorker, fijándome en la chica del rincón, la que está leyendo. Hasta que anoche, mientras cenaba, miré un poco más arriba, y vi las fechas: 11 y 18 de junio de 2007. Entonces me di cuenta de que entre esas dos caía también el 14 de junio, que ya se me había pasado, pero que fue el día en que escribí aquí por primera vez, hace ya cinco años.

Sé que es una bobada, pero me da la impresión de que todo este tiempo (pausas incluidas) lo he pasado buscando extrañezas como la de esa chica que lee en el autobús turístico. Pedazos de realidad que me tienen incluso días con la cabeza atrapada en su interior. Recortes a los que de vez en cuando me he lanzado a seguir escarbando con algunas palabras. Y a veces, ya dentro, he encontrado ideas, o reflejos, que no estaban ahí desde el principio. Estoy seguro. Así que ahora que me he dado cuenta de que ya he pasado cinco años por aquí, creo que voy a seguir mirando a la chica del autobús.

Technorati tags: