14.8.07

Gran helada. La nieve cruje. Se te pegan las fosas nasales, los dientes duelen de frío. Los alemanes, muertos por congelación, yacen en las carreteras por las que avanzamos. Los cuerpos están intactos. No los matamos nosotros; fue el frío. Algunos bromistas colocaban a los alemanes congelados de pie, o a gatas, componiendo intrincados y extravagantes grupos esculturales. Los alemanes congelados de pie, con los puños en alto, o con los dedos abiertos. Algunos parece que están corriendo, con la cabeza hundida en los hombros. Tienen las botas deshechas, abrigos finos, y usan rellenos de papel que no mantienen el calor. Por la noche los campos de nieve parecen azules bajo la luz de la luna, y los oscuros cuerpos de los soldados alemanes congelados están allí de pie, sobre la nieve azul, colocados en una broma.
(Anotaciones de Vasili Grossman en el invierno de 1941-42 recogidas en el libro editado por Antony Beevor A Writer at War)

Technorati tags:

6 comentarios:

  1. Vale, extraño La bota... y ni he reclamado. Me entusiasmó (y me entusiasma)lo de ADN, aunque pienso que es por contagio. Hasta me quedé pensando en esta nota porque la muerte es escultura casi por defecto.
    Otra cosa es que... extraño un tanto encontrar cosas más seguido por acá. Bueno, ya lo dije, saludos.

    ResponderEliminar
  2. A veces oigo cosas parecidas de mi conciencia. ¿Eres mi conciencia? Creo que yo también empiezo a echar de menos La bota de Panenka...

    Nota mental: Debo ser fuerte.

    ResponderEliminar
  3. Lo mejor del libro está al final, cuando cuenta la entrada en Treblinka. Es un gran libro. Espero que traduzcan otra vez Vida y Destino, su gran obra.

    Gracias por el post.

    ResponderEliminar
  4. Voy avanzando con el libro poco a poco, como si tuviera que cruzar yo esos bosques. Pero llegaré a Treblinka.

    ResponderEliminar
  5. Ya se ha editado la traducción que pedía Claudio (y que se ha pedido muchas veces, en realidad), directa del ruso, no indirecta, a través del francés. Por suerte, además, como Galaxia Gutenberg maneja bien la publicidad, está encontrando eco. Veremos si Grossman cuaja definitivamente. Entre Vida y destino y Un escritor en guerra, ahora hay mucho material.

    ResponderEliminar
  6. Ya tengo Entre vida y destino en el cajón.

    ResponderEliminar