12.11.07

Recién oído

En la Historia oral Gould sólo incluye cosas que ha visto u oído. Por lo menos la mitad consta de conversaciones vertidas literalmente o resumidas; de ahí el título. "Lo que dice la gente es historia", afirma Gould. "Lo que antes considerábamos historia –reyes y reinas, tratados, inventos, batallas, decapitaciones, César, Napoleón, Poncio Pilatos, Colón, William Jennigns Bryan– es mera historia formal y en gran medida falsa. Por mi parte, o pongo por escrito la historia informal de los de a pie –lo que esa gente tiene que decir sobre sus trabajos, amores, juergas, apaños, apuros y penas–, o muero en el intento". La Historia oral es una gran mezcolanza, un cocido casero de la habladuría, un muestrario del rumor, un pozo ciego de cuentos, chismes, alcahueterías, bulos, embrollos y disparates, fruto, según el cálculo de Gould, de más de veinte mil conversaciones.
Joseph Mitchell escribió El profesor gaviota, el primer perfil de Joe Gould para el New Yorker en 1942, pero para entonces Gould debía de llevar ya bastantes años escuchando y anotando conversaciones en cualquier rincón de Nueva York. Un collage infinito y cambiante. Una tarea ingente para una sola persona.

Ahora se puede hacer algo similar uniendo fuerzas. Después de unas semanas de ajustes, y con la ayuda de Rachelangelo y Rakel, ya tenemos (didi y yo) listo recién oído.

Mientras lo montábamos hemos ido desubriendo al menos dos cosas: el Gould que llevábamos dentro y la inmensa cantidad de joyas que regalan compañeros de vagón, vecinos de barra, pesados de cola, expertos de mercado, filósofos de urinario... Y también que todo el mundo ha oído retazos geniales.

De momento, hay dos formas de sumar esos ramalazos a recienoido.com. Se puede hacer por mail (recienoido@gmail.com) o usando Twitter: los mensajes con lo que se acabe de oír que se envíen a @recienoido se publicarán automáticamente en recienoido.com.

Gould envidiaría el retrato de Madrid que podemos pintar con esto.

Technorati tags: