16.10.08

El espejo de Norman Mailer

Lo he visto unas cuantas veces estos días: el halago espejo, el que se dice a otro para que regrese. Lo he visto mucho últimamente, pero creo que sólo he terminado de darme cuenta al encontrarme con esta carta que le escribió Norman Mailer a Don DeLillo en 1988 para felicitarle por Libra:
Un libro fantástico. Tengo que reconocer que lo leí a desgana. Estoy con una novela tremendamente larga sobre la CIA, y por supuesto se solapaba justo lo suficiente como para que me dijera: "Este hijo de puta está tocando mi música". Me quedé impresionado, muy impresionado, algo que me raramente me sucede. Creo que seguimos escribiendo gracias a que, si podemos, nunca permitimos que se raye el cogollo de nuestra vanidad, pero esta vez no escapé sin castigo.
El resto de la carta, y unas cuantas más de Norman Mailer, aquí (en inglés).