30.5.03

Más fútbol

Ahora ya no pueden decirme que la política no es exactamente igual que el fútbol, y que los políticos no son una suerte de consuelo de según qué desconsuelos. Como el Marca. O como el Sport. Según pinten. La Juve demuestra que Hierro no es el único que ayudaría más en casa, y sin embargo el Marca llena la portada con el penalti que pudo haber cambiado todo. Y es cierto: pudo haberlo cambiado. Cuando pitó el árbitro, se vio otra copa a menos de una cuarta de distancia. Pero los periódicos solían ocuparse de lo que había sido, que para eso juegan con la ventaja de contar el partido desde el final, no como los locutores.

Sin embargo, deben de haber perdido el interés por su propio género. O sienten haberse perdido las vanguardias. Porque el martes decía un periódico con letras bien grandes: "Coincidencia generalizada: Aznar ganó las elecciones". Y yo no digo que no, pero Zapatero sí. Y Llamazares, Llamazares también. Incluso dice Zapatero que ganó él. Y también un poco Llamazares. Como ya se ha escrito mucho sobre la magia de la victoria colectiva que no pierde lustre con las divisiones, no voy a resaltarla, que ha pasado a vulgar. Pero me siguen preocupando las motivaciones, sobre todo porque encierran la estupidez de alguien y empiezo a temerme que sea la mía propia. Porque si Zapatero sabe, y Aznar sabe, e incluso Llamazares sabe, no pueden decirlo para ellos mismos. Ni siquiera Zapatero puede estar diciéndoselo a Aznar, que evidentemente también sabe, y por eso no se lo dice a sí mismo. Aunque eso ya había quedado claro. Así que tenemos al final de la cola a quienes compran los diarios o miran la televisión por las noches. Pero en la tele han salido todos, lo que debería ser suficiente para desconfiar.

A no ser que todos tengamos en el fondo alma de comprador de Marca el día que pierde el Madrid. Y va a terminar siendo que sí, porque si no, es que no se explica. Alma de fácil consuelo, de fanáico melancólico. Supongo que la victoria de todos es consuelo a cambio de un día de playa, porque de todas formas van a seguir haciendo lo que les dé la gana.