12.3.04

Los raíles 3

Se ve que, en efecto, la angustia viaja sobre raíles.
Está lloviendo en Madrid.

7 comentarios:

  1. Irene10:15

    Estamos todos bien, Rosa. Me refiero a los habituales de esta página.
    Es horroroso llegar a tu trabajo y tener que hacer “recuento” por si hay caídos. Varios compañeros se encontraron con el puñetazo pero lograron esquivarlo. Las dos primeras horas de ayer fueron angustiosas, pues estuvimos sin noticias de ellos.
    Es horroroso volver a tu casa tras el trabajo, con los puños y los dientes apretados, y separarlos solo para aspirar aire por la boca, porque incomprensiblemente, hoy, ayer, el que entraba por la nariz era insuficiente y se necesitaba más.
    Es horroroso ver las lágrimas de los testigos, abrazar a un compañero después de decirle “me alegro de que estés aquí”. Viajar en un metro silencioso, con caras sombrías, que no levantan los ojos de la moqueta de plástico, que se pare en una estación, y que abra la puerta sólo para dejar entrar la voz que dice que se ha suspendido el servicio de cercanías de Renfe..porque entrar, no entra nadie…
    Necesitamos gritar.
    Gracias por el espacio, David, y a los que habeis llegado hasta aquí por leerlo.

    ResponderEliminar
  2. Rosa10:15

    Gracias, Irene.

    Supongo que en unos minutos estaremos todos haciendo lo que se puede para demostrar q estamos ahí. Y que los que no están, están: porque como rezaba en una pancarta, en esos trenes íbamos todos.

    Perdonad mi parrafada de ayer. No tiene sentido.

    Un beso y sí, es triste hacer recuento.. Lo siento, debe de ser durísimo eso

    ResponderEliminar
  3. Josefa10:15

    Me alegro de que esteis todos bien. Me acorde de vosotros. Besos David, Irene, Julio, Carlos Vila, todos. Besos. Josefa

    ResponderEliminar
  4. Marlow10:16

    Gracias por preocuparos. Gracias por seguir aquí. Qué se yo… gracias por estar vivos.

    Y a ti, Deiviz, gracias por esta página, que nunca te las he dado…

    ResponderEliminar
  5. luisdepaso10:16

    Por cierto, que como cada sapo se lleva su pedrada, los de las gaviotas ya se la han llevado. España, cómo me sorprendes, no te reconozco pero me alegras.

    ResponderEliminar
  6. Redundaré: gracias a vosotros, claro.

    ResponderEliminar