26.7.13

La mano de Claudia

Lo que más tengo que agradecer a los profesores que va teniendo Claudia es su delicadeza con nosotros, los padres, ese grupo en el que repentinamente se encuentra uno después de años de compadecerlos en la distancia. Claudia tiene cuatro años y su procedimiento para hacerse con el mundo es alejarse. De vez en cuando, los profesores nos citan para preparar el siguiente paso.

[seguir leyendo]

2 comentarios:

  1. Acabo de llegar aquí a través del comentario que me has dejado en 'Cuaderno Armenio'. Leí esta historia en otra web y ahora veo que sois la misma persona. Tengo que decirte que la releí varias veces, días y semanas después. Es una preciosidad y me dolió y enterneció a la vez como si fuese madre sin serlo y hasta padre sin ser hombre.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Virginia. Seguiré yendo a buscar tus historias armenias.

    ResponderEliminar