23.7.13

Sabiendo que no vales nada, lo único que puede gratificarte la vanidad es apostar contra la muerte.
(El ángel Esmeralda, Don DeLillo)