19.8.08

Sombras sin sol

De vez en cuando me pasa (espero no ser el único). Una frase que no puedo sacarme de la cabeza. Se me repite, como si se reescribiera a sí misma. Puede andar rondándome semanas. Hasta que un día, a partir de ella crecen unas cuantas líneas, y la frase deja de pronunciarse. Como si hubiera dedicado ese tiempo a buscar un texto en el que acomodarse, y ese texto existiera ya en algún sitio, y entonces la frase encajara y dejara de rondarme.

Pero ando preocupado estos días, porque cada tarde que atravieso el paseo del Prado, bajo la arboleda, se me repite algo parecido a esto: "¿Cómo se llama la sombra cuando ya no hay sombra? No queda sol, pero uno sabe que está pasando bajo los árboles, aunque lo haga con los ojos cerrados". Y, claro, no sé si busco una respuesta o un acomodo para la cantinela, pero no doy con ninguno de los dos.